Es menester que sea rock…

Entradas etiquetadas como ‘amor’

Chorme me cagó el titulo copado

Tenía dos palabras largas y divertidas qué creo que las inventé yo. ERa mucho mñas acriptica e enigmatica y al mismo tiempo hablaba de lo que pasó. Claro que eso sería una foto. Pero no eran gladiadores luchando, a color sepia que se movían todo el tiempo, golpeando sin ganas de saltar a una cama suave cómo un montón de algdón. No, era un titulo que se olvidó, de todo esto, de estas teclas miradas, pero no observadas, de esta pantalla olvidada. Hablaba de cuándo llegué tarde pero en realidad era temprano. O era alrevez. Tenía que cambiar o comprar dólares, llegué para cuándo habían cerrado, el señor (un gordo con traje) me hechó, y seguramente pensó en la inseguridad, o en lo boludo que soy. Me hechó y llegué temprano, faltaba más de una hora para qué nos veamos. Ví. El relojo fue lo que ví. De mi celular, la llamé, faltaba. Miré la cúpula de la bolsa de comercio, hacía mucho calor, pleno centro,  con dólares. Sí, eran dólares.

Voy a fumar mucho esperando (pensé) mejor me compro una gaseosa y algo para comer (necesitaba intercalar los cigarrillos) voy a estar quieto mientras todos camina, mejor me voy a tomar algo por allí. Entonces hice lo que hacen todos los rosarinos cúando están al pedo: recorro la peatonal de punta a punta.

Había muy poca gente y muchos mosquitos. En la recta que me llevaba a buscar un poco del aire del río me frenaron dos chicas y me pidieron el celular para mandar un mensaje. Curiosamente: tenía crédito. Me explicaron algo de Mc Donalds, promociones, un flaco que las esperaba, me agradecieron por haberles prestado el celular, dijeron qué era raro, qué había miedo y qué las tomaban por chorras. Me sorprendí, no parecía para tanto, aunque sí, son muy forros los chetos rosarinos. Tenían razón.

A los doce metros pasa junto a mi derecha ese clavo oxidado con cianuro en el talón que todos llevamos perforado. Grito su nombre, haciéndo uso del poder de mis pulmones limpios, no estaba fumando, terminaba de tomar un trago de coca-cola, tenía la garganta aclarada por haber hecho uso del habla con las dos morochitas y grité su nombre, resonó con eco, era la esquina de Córdoba y Buenos Aires. Esa esquina también me trae otros recuerdos, qué no estaban presentes antes de escribir esto. ¡LOS COSMOS! Se dio vuelta, me vió y dijo “¡Ay, Lisandro!”. Y volteó rápido la cabeza, hacía meses que no la veía, la vi más flaca y me dio bronca. Me odié por interpretar y asociar el “ay”  a un dolor.  Ella siguió, llevándose puesta la ciudad, era mucho para frenar. Crucé la calle y me senté en la plaza a esperar. En circulos las madres y abuelas daban vueltas. Comí una galleta club social, qué estaba muuuuy derretida, era de cebolla, me pareció un espanto, odio la cebolla. Allí estaban las madres del amor y yo con tanto odio, daban vueltas, no llegaban a la veintena, pensé en sumarme, pero me pareció que estaba mal hacerlo por un ratito. Así que me quedé mirando, cómo se incorporaba gente, un chico de unos treinta años, traía un cochecito y una barba candado en su cara, era desprolija (obviamente qué no era cómo la del gordo de la casa de cambio).  Y bueno, se saludaban muy cariñosamente, enfrente había unos punk’s tomando birra y fumando faso. Me sonó el telefono, la chica estaba “libre”.

Pautamos una dirección, fuí. En el camino me fume otro cigarrilo. Volví a cuestionarme que estaba bien, que me iba a encontrar con una no-fumadora, así que no iba a fumar por un tiempo. Aunque terminé fumando varios cigarrillos y fui picado por muchos mosquitos. Nada pasó. No conseguí ningún tipo de cambio. Llegué tarde.

555*Me llegó un mensaje más tarde, de un desconocido qué decía:  “no estoi en mcdonalds”.

¿Sabes qué pasa?

Creo en el destino.

Qué puede sonreirme

Guiñarme un ojo

y todas esas lindas  cosas

Que dicen esas canciones

qué tanto te alegran

y te hacen divertida.

J

Eso

😉

Pero me gusta hacer trampa,

Y en cada esquina

En cada curva

lo quiero torcer.

Sabes para que lado

Esa es la macana.

Esto es otra cosa:

Que me asuste cuando se me adormece

Mi brazo izquierdo,

El brazo, sí mal pensada

Creo que lo estoy haciendo cada vez más seguido

Creo que lo imagino para no pensar en otras cosas.

Ella abotona

Ella abotona, prolijamente, los botones de la nueva camisa de seda. Demostrando así su destreza para verse radiante diariamente.

Él afila, con movimientos toscos, la punta de una botella  de toro viejo. Ocultando así su necesidad de verse radiante diariamente.

Marginales, pero exitosos, los chinos controlan esas maquinas gigantezcas que escupen diminutos botones, y esperaban que lleguen a esas dulces manos, de la nena contenta que estira su camisa. Y sale sonriente a la calle.

Con salarios mínimos, y respondiendo a las condiciones de una industria poco feliz (es una verdad compartida que la tristeza que provoca trabajar en una fabrica embotelladora donde no se sopla la botella, “hacer botellas era lo de antes” siguen resongando los antiguos de la profesión). Todos los día cuando ven esas cintas cargar centenares de botellas procesadas por el gigante de metal, claro que esperan que se les cargue de vino hasta el tope y pasen a un siguiente galpón donde le pondrán un corcho. En el transcurso, miran las botellas, y la visión compartida es que ese vino será para festejos, claro que siempre hay un señor Rodriguez que piensa que ese vino no será para celebrar un encuentro, como piensan casi todos, sino que pondrá furioso a un padre laburador, que llega cansado a su casa, aumentan los servicios, cada vez hay menos variados menúes a la hora de la comida, me tenes como tu sirvienta, me cansaste, plánchate solito tu ropa, puta de mierda, toro viejo, y la quema.

Él está jodido. Mamá hace mucho que no está. “Hace mucho tiempo”, se acuerda todas las noches, aunque no quiera, su estomago se lo hace recordar de cuando estaba lleno. Que se caguen. Me lo sacaron todo. Ellos fueron, ellos pasan y me ningunean, se hacen los ocupados hablando por teléfono por miedo a que les pida un cigarrillo (llevan uno con la otra mano) ¿Alguna vez te tomaste una botella de toro viejo, con el estomago vació de dos días, a las 9 de la mañana? “¿Porqué no lo gastas en comida?”, se atrevió a decirme una vieja, con esos aires de solemnidad que tienen las viejas como las nenitas, que hablan sin asco porque no se les puede pegar, pero bueno la vieja me agitó que porque no lo gastaba en comida, claro señora, el vino sale 5 pesos, lo mismo que un plato de comida, correcto señora, pero el plato de comida no marea, no me hace olvidar, hay muchas cosas que olvidar señora, usted tiene suerte porque tiene Alzheimer. Y se tomá. Se vaciá la botella. El estomago esta lleno nuevamente. De venenos, pero significativos al fin.

Bienvenida furia. Me entrego a ti, madre de toda mi existencia, destruyamos juntos, empecemos por la botella. Crashhh. El primer paso cuesta. Antes me aguantaba más botellas, cuando uno cumple cuarenta años el hígado se pone muy traidor ¿A dónde puta voy? Me cuesta muchísimo caminar ¿Por qué no quedarme tirado un rato en la esquina? Ah… cierto, la policía. Yo no voto ¿Sabían? ¿Qué onda la gente que pone esas piedritas que cortan en los frentes de la casa? Primero rayó mis nudillos, luego la punta del filo de la botella partida. Ahora era alguien. Y quería gritar, festejar mi nuevo yo, esos botones me llamaron, pensaba que era más temprano, pero por suerte ya estaba oscureciendo, había dormido hasta tarde, nuevamente, pero eso me aventajó cuando la cruce a ella, que venía apurada por el parque, seguramente con miedo.


Mamie es azul

CUANDO Enrique decide bajar de la escalera Tras Su Tesoro Perdido, TODO CAMBIA.
Con la película Un Alta Carga Espiritual. Lo Mejor Valorado de como-cito del Mundial Junior de rugby de Argentina.

“Mi voto no es Negativo” JC Cobos

“Ahora Dicen Que Las Tortugas invadirán Chechenia” S. Lapegûe

“Me gusta CUANDO la chupa, Que La SIGA chupando” maradona DA

“Algo Que No” corto “PUEDE dejar de ver El pueblo entero, sin Nacional y popular” CFK

“Cuando he aquí vi, sí Casi me caen los GOTESBI” A. Fernández

La justicia

lo alternativo no existe

Estoy tan cansado que me cansó el doble por no haber gastado las energías en haber estado con vos.

Me siento más viejo, más gastado por la nada.

Tengo un poco de otoño para regalarte  y sé de que nada sirve. Sé que amas el sol y brillar con esos cuerpos acomodados durantes largas secciones de gimnacio de invierno. Gracias a la justicia que permite a los pobres usar las pesas en las carceles y a los tibios tener esos cuerpos brillantes que, por suerte, hacen juego con los barquitos.

Barquitos de mierda que matan dinosaurios.

Hacen olas, aturden pescados, los mueves y los lentes brillan y el bronceador y me aburro y acá no hay sol y aca son cuatro paredes y pocos metros y se despintan y el agua no moja y el aire no corre y la asfixia gana y me siento un pelotudo y conozco más pelotudos y son muchas pelotas y hay poca gravedad y esperamos demasiado y pensamos mucho y no podemos y no queremos y damos vueltas y nos inclinamos y levantamos los brazos cómo la letra “y” hacía arriba y creemos que existe un arriba y “y” y solo hay laterales y está todo opaco.

Y estoy cansado.

¿Cuál fue nuestra “y”? ¿”Y”?

Esperamos que las letras nos guíen, nos digan algo, que se unan con sus pares y no las muerdan, pero tienen hambre y no se callan, excepto la “h”. Nos olvidamos de los sonidos, me acuerdo de tu pelo, me sonrojo, memoria cruel, me hace sentir un pelotudo ¿Cómo no me acuerdo de un capitulo entero de Padre de familia?

Nuestro complicado cuerpo siempre nos lleva a contramano, sentir con la pija o el cerebro sólo daña al corazón. Los vicios también, todo atenta contra ese músculo, la cultura, el capital también. Tic/tac.

¿Qué pasará cuándo finalmente podamos desprendernos de nuestros corazones?

¿Cuándo evolucionemos hasta ese punto qué será administrado por la probabilista?

Se triangularán compatibilidades, se evitarán o potenciarán silencios incómodos (de acuerdo al usuario). Se podrán rojos sobre azules de la misma gama. Se buscará simetría, orden y armonía. Se terminarán los tangos. Se morirá la histeria. Se sincronizarán los orgasmos. Se mirara para fijar objetivos claros y concretos, no habrá puntos de fugas ni disonancias. Se terminarán los malos entendidos y vos me vas a extrañar…

 

Amor, Jhon Lennon;

EL AMOR ES REALIDAD
SI ES REAL, ES AMOR
EL AMOR ES SENTIR
SENTIR AMOR,
EL AMOR ES ESPERAR
SER AMADO.

EL AMOR ES TOCAR,
TOCAR ES AMAR,
EL AMOR ES ALCANZAR
ALCANZAR EL AMOR,
EL AMOR ES PEDIR
SER AMADO.

EL AMOR ES PEDIR
SER AMADO,
EL AMOR ERES TÚ,
TÚ Y YO,
EL AMOR ES SABER
QUE PODEMOS SER AMADOS.

EL AMOR ES LIBRE,
LA LIBERTAD ES AMOR
EL AMOR ES VIVIR,
VIVIR EL AMOR,
ES AMOR ES NECESITAR
SER AMADO.

-VI-

el anarquista y el telgopor es un buen topico

hoy pensaba escribir sobre una vieja de 80 años a la q le vendi un beso por telefono, me dijo q estaba enferma, una de murcia

dice:

ooohh

nice

Hacer vivir, dejar morir dice:

me dio mucha ternura la vieja

dice:

de tu parte

Hacer vivir, dejar morir dice:

le digo

tengo una oferta de internet mas…

y me dice… no, no quiero nada

tengo 80 años, no quiero nada

y le digo, como q tiene 80 años y no quiere nada

AH1N1 Felices vacaciones en el infiernooo” dice:

ajajaj

Hacer vivir, dejar morir dice:

pero gaste toda la plata en todo lo q pueda

jajaja

el dinero, perdon

le vendo un beso desde aca, me lo compra

y me dijo q si

y q gracias q la habia alegrado q estaba enferma, y q no necesitaba internet

jajaja

puedo poner esta pagina? asi no redacto todo de nuevo?

no, perdi lo del anarquista

jaja

AH1N1 Felices vacaciones en el infiernooo” dice:

ajaaj

si, podés

Hacer vivir, dejar morir dice:

vos cerraste la ventana del anarquista?

jajaja

Maldita gripe A. Nos hace encerrar y asustados usamos el msn. Creo que la gripe adquirió un estatuto de Dios, al que si uno no toma en serio con todas las precauciones necesarias, te castigará con un miserable infierno de dolor y muerte ¿No será demasiado? Hacer vivir, dejar morir. El rol del estado moderno según Michel ¿Cómo hacemos vivir con el hambre que tenemos en la calle? Encerrados, tranquilos, esperando a que los shoppings reabran para no poder comprar. ¿Quién es el que nos esta haciendo vivir? Hacernos sentir, porque en definitiva ese es el concepto más viable para la vida. El miedo, el ser todos uno, la nueva escarapela que esta uniendo a la humanidad, no fue gracias a ningún político, ningún medio de comunicación, mi mucho menos religioso. Tan chiquito y tan potente a la vez, con ustedes el encargado de unificar al mundo mediante microprácticas de poder: AH1N1 Felices vacaciones en el infierno. Me voy a reir tanto en tres semanas cuando vea tanta gente viva.

-V-

Es muy fácil matar a alguien. Una apuñalada en el punto exacto y listo. El problema es que no se puede dar una sola apuñalada, es tan placentero. Imagínate esto: toda una vida comiendo solo fideos sin salsa. Sin ningun tipo de salsa, solitos, solitos. Un día lo probas con una sublime salsa de tuco, es el primer amor. Uno no quiere un solo orgasmo, quiere volver a sentir ese calor hasta que se pudran los dientes. Sentir que le sacas la vida alguien, ese calor de la sangre, ese calor de cosa viva que se va, produce una sensación eufórica indescriptible. No podes quedarte en el mazo, tenés que tirar el codo para atrás volver y volver, sentir una erección y volver.

Hace tiempo que veo que todo es al pedo. Cansado de mirar y mirar todo como si fuera un microondas, decidí armar una lista de gente a matar. Es muuuuy placentero, seguro que todos la tienen. Algunos por maricones no la exponen. Acá está la mía:

Gonzalo Daniel Sánchez.

Mr. YouTube

A la Policía

Gonzalo Estévez

Jean-Jacques Rousseau

Pablo Scarabino

Marcelo Bielsa

Juan Francisco Dalbes

Gustavo Alfaro

A los presidentes del país.

Luis Novaresio

Augusto Pinochet

Mika Häkkinen

A la seguridad de la facultad.

Carlos Alberto Reutemann

Marcelo Delgado

A la Iglesia

Sandro

A la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito

Cacho Castaña

John Locke

Juan Marcelo Ojeda

A la mala suerte

A la gilada de la facultad

Emiliano Vecchio

Thomas Hobbes

Oscar González Oro

Al sordomudo de La Gallega de 9 de Julio y Bs As.

¡Cancer! Dijo como secretaria que llama al número 26. Volví a casa, encontré la lista de gente a matar sobre la mesa formando parte del caos. Junto a cajas de vino toro, sobres de tang, cenizas, hojas rotas, impuestos impagos y un tramontina con manteca de hace tiempo. Ver la lista en ese momento, fue como cuando el hombre araña descubrió que podía tirar tela araña. Siempre fui bastante cómodo. Me engañe a mi mismo que si tenía que matar a alguien iba a ser al último que puse en la lista. Pero sinceramente, La Gallega me quedaba cerca y el cáncer también.

Nube de etiquetas