Es menester que sea rock…

Entradas etiquetadas como ‘Derecha’

Muñecas despintadas

La corrupción les sienta bien. Temen que si algo se mueve para algún lado que los saque a luz se vea algo que no debería, ni por asomo, verse. Van a ser vistos, o virtualmente así parece. Policías bajo la lupa de la ciudadanía, anunció la ministra de Seguridad de la Nación, Nilda Garré. Es increíble que la humanidad halla llegado a esto. Una institución que se creo para “dar felicidad a la comunidad” será interpelada por la misma. No será para ver si dan mucha o poca felicidad. Sabemos que no cuentan con ese poder, sabemos que disparan a sus iguales (o a los distintos para hacerles entender su lugar), sabemos que cuentan con un resentimiento que se traduce en gatillos fáciles, golpizas terapéuticas y coimas incoherentes. El señor Rittondo, player del PRO, asegura que sólo un 10% de los integrantes de las fuerzas policiales es corrupto.  Lo que dice, este amigo de la derecha, es; no miren. Son buenos. Detrás de el no cuestionen, sólo quieren ocultar, aprovechemos a gritar, no importa que sean buenos o malos, son policias que deben estar a nuestros servicios, estoy cansado de que te caguen siempre. Esa chapa de mierda ¿Hacen falta más? ¿Y si todos somos policias y custodiamos las cosas de tres personas? Es un mundo maravilloso, damos vueltas por la ciudad, giramos y giramos en torno de grandes cajas con cosas desconocidas en su interior. Quizás alguna vez se desplome un lateral de cartón y podamos hacer una balsa corrugada para poder cruzar a la isla y ver, desde allí, cómo la caja brilla. Quizás en el camino nos topemos con otro que es cómo nosotros pero no le gusta el cartón, no. Al señor le gusta el fuego. Intentará prender la caja porque él ya es consiente de qué nunca la tendrá, ni vera lo que haya adentro. Nosotros desde afuera, vemos que esto pasa y reaccionamos, cómo debemos reaccionar, lógicamente: llamamos a más gente para que venga a proteger las cajas con nosotros desde la isla. Claro, le tiraremos agua. Las cajas se van derritiendo y uniendo una con la otra formando una sola pirámide.

Se formó, se abrió, estaba vacía.

Todos los ahogados en la isla lo vieron al igual que los que ardían cerca de la caja abierta, no había nada. Sólo un 10% de ellos se enojaron.  Los demás se sentaron, cómo siempre, a ver cómo se portaban mal: arrancándoles los pelos a las muñecas y pintando garabatos en su caras con indeleble y muy mala fe.

MUÑECA DESPINTADA

Anuncios

Nube de etiquetas