Es menester que sea rock…

Entradas etiquetadas como ‘Ficción’

Fragmento sobre el poeta de J.D. Salinger (Franny & Zooey)

Franny sacudió rápidamente la ceniza del cigarrillo y puso el cenicero un centímetro más cerca de sí.

-Lo siento, soy odiosa- Dijo-. Me he sentido tan destructiva esta semana. Es horrible, soy odiosa.

-Tu carta no sonaba tan maldita ni destructiva.

Franny asintió solemnemente. Estaba contemplando una cálida mancha de sol, del tamaño de una ficha de póker, que brillaba sobre el mantel.

-Tuve que esforzarme al escribirla. Contestó.

Lane iba a repicar algo, pero el camarero llegó de repente para llevarse las copas vacías.

-¿Quieres otro?- Preguntó Lane a Franny.

No obtuvo respuesta. Franny miraba la mancha de sol con una intensidad especial, como si estuviera considerando la idea de echarse sobre ella.

-Franny- Dijo Lane en tono pacientes, pues el camarero estaba escuchando- ¿Quieres otro martini o no?

Ella levantó la vista.

-Lo siento. Vio las copas vacías en la mano del camarero-. No. Sí. No lo sé.

Lane se echó a reir, mirando al camarero.

-¿Sí o no?- Dijo.

-Sí por favor. –Parecía más atenta.

(…)

Saldré de este estado dentro de un momento- aseguró-. Te lo prometo de corazón.- Sonrió a Lane, genuinamente en cierto sentido, y en aquel instante una sonrisa como respuesta podría haber mitigado, al menos hasta cierto punto, los acontecimientos posteriores, pero Lane estaba ocupado fingiendo su clase de indiferencia particular, y optó por no devolver la sonrisa. Franny dio chupada al cigarrillo-. Si no fuera tan tarde y todo lo demás- dijo-, y sino hubiera decidido, con una idiota, aspirar a una distinción, creo que dajaría el curso inglés. No lo sé.- Sacudió la ceniza del cigarrillo- Estoy tan harta de pedantes y presumidos demoledores, que podría hecharme a gritar.- Miró a Lane-. Lo siento, esto pasará, te doy mi palabra… Sñolo que si tuviera algún valor, este año no hubiese vuelto a la universidad. No lo sé. Quiero decir que todo es la más increíbles de las farsas.

-Muy brillantes. Ha sido realmente brillante.

Franny aceptó el sarcasmo como merecido.

-Lo siento- Dijo.

-Para de decir que lo sientes, ¿quieres? Supongo que no se te habrá ocurrido pensar que estás generalizando hasta la exageración. Si todas las personas del Departamento de inglés fueran tan grandes demoledores, sería algo totalmente distinto…

Franny le interrumpió, pero de modo casi inaudible. Estaba mirando por encima del hombro de franela de Lane hacia algún punto vago del extremo del comedor.

-¿Qué?- preguntó Lane.

-He dicho que no lo sé. Tienes razón. Estoy distraída, eso es todo. No me hagas caso.

Pero Lane no podía abandonar una controversia hasta que se hubiera resuelto a su favor.

-Diablos, quiero decir- insistió- que hay personas incompetentes en todas las profesiones. Es una cuestión básica. Olvidemos por un momento a esos malditos jefes de sección.- Miró a Franny-. ¿Me escuchas o no?

-Sí.

-En vuestro maldito Departamento de inglés tenéis a dos de los mejores hombres del país. Manlius. Espósito. Dios mío, me gustaría tenerlos aquí. Al menos son poetas, por el amor de Dios.

-No lo son- replicó Franny-. Esto es en parte lo terrible del caso. Quiero decir que no son verdaderos poetas. Solo son gente que escribe poemas que se publican e incluyen en antología por todas partes, pero no son poetas. – Se detuvo, con timidez, y apagó el cigarrillo. Parecía que había palidecido durante los últimos minutos. De repente, incluso su lápiz labias dio la impresión de ser un tono o dos más claro, como si se lo hubiera frotado con una hoja de Kleenex-. No hablemmos de ellos- añadió, casi indiferente, aplastando la colilla en el cenicero-. Estoy extraña, estroperaré todo el fin de semana. Quizá haya un escotillón bajo mi silla y me limite a desaparecer.

(…)

No estás estropeando nada- dijo en voz baja-. Sólo me interesa averiguar a qué diablos te refieres. Quiero decir, ¿es precioso ser un maldito tipo bohemio o estar muesto, por el amor de Dios, para ser un verdadero poeta? ¿Qué quieres, un bastardo de pelo rizado?

-No. ¿Por qué no olvidamos la cuestión? Te lo ruego. Me encuentro horriblemente mal y empiezo a tener un terrible… (…) Ignoro qué es un verdadero poeta. Me gustaría que lo dejaras, Lane. Siento algo muy raro y peculiar y no puedo… Lo único que sé es esto- prosiguió Franny-. Si eres un poeta, haces algo hermoso. Me refiero a que se supone que dejas algo hermoso cuando terminas un página o lo que sea. Los que tú mencionas no dejan ni una sola y única cosa hermosa. Todo lo que hacen, tal vez, los que son un poco mejores, es meterse en tu cabeza y dejar algo en ella, pero sólo porque lo hacen, sólo porque saben cómo dejar algo, no es la razón para uqe sea un poema, ¡no, por Dios! Puede que sea solamente una especie de excremento sintáctico terriblemente fascinante, y perdona la expresión. Coo lo que hacen Manlius y Espósito y todos esos pobres hombres.

Lane se tomó tiempo para encenderse un cigarrillo antes de hablar. Después replicó:

-Creía que te gustaba Manlius. De hecho, si la memoria no me falla, hace cosa de un mes dijiste que era un encanto y que…

– Claro que me gusta. Pero estoy harta de que la gente sólo me guste. Me entusiasmaría conocer a alguien a quien pudiera respetar… ¿Me disculpas un minutos?- Franny se levantó de repente, con el bolso en la mano. Estaba muy pálida.

Lane se puso en pie, empujando su silla hacia atrás, con la boca entreabierta.

-¿Qué te ocurre?- preguntó-. ¿Estás bien? ¿Te pasa algo?

-Volveré dentro de un segundo.

Franny abandonó el comedor sin pedir instrucciones, como si supiera adónde ir, por almuerzos anteriores en Sickcler’s.

Lane, ahora solo en la mesa, se quedó fumando y sorbiendo su martini en pequeñas dosis para que le durara hasta el regreso de Franny. Estaba muy claro que le había abandonado totalmente el sentimiento de bienestar que experimentara hacía media hora por encontrarse en el lugar apropiado, con la muchacha apropiada o de aspecto apropiado. Echó una mirada al abrigo de mapache de pelo cortado, doblado un poco al sesgo sobre el respaldo de la silla vacía de Franny- el mismo abrigo que le había excitado en la estación, gracias a su singular familiaridad con él-, y ahora lo examinó con un absoluto descontento. Por alguna razón, las arrugas del forro de seda parecían disgustarle. Dejó de mirarlo y empezó a contemplar el pie de su copa de martini, con aspecto preocupado y sintiéndose víctima de una vaga e injusta conspiración. Una cosa era seguara. El fin de semana se iniciaba con un principio malditamente peculiar. No obstante, en aquel momento levantó la vista de la mesa y vio a alguien que conocía al otro extremo de la sala: A un condiscípulo, con una muchacha. Lane se enderezó un poco en la silla y cambió su expresión de recelo y descontento total por la de un hombre cuya pareja se ha ido simplemente al lavabo, dejándole, como suelen hacer las parejas, sin nada mejor que hacer que fumar y parecer aburrido, con preferencia atractivamente aburrido.

Anuncios

Ella abotona

Ella abotona, prolijamente, los botones de la nueva camisa de seda. Demostrando así su destreza para verse radiante diariamente.

Él afila, con movimientos toscos, la punta de una botella  de toro viejo. Ocultando así su necesidad de verse radiante diariamente.

Marginales, pero exitosos, los chinos controlan esas maquinas gigantezcas que escupen diminutos botones, y esperaban que lleguen a esas dulces manos, de la nena contenta que estira su camisa. Y sale sonriente a la calle.

Con salarios mínimos, y respondiendo a las condiciones de una industria poco feliz (es una verdad compartida que la tristeza que provoca trabajar en una fabrica embotelladora donde no se sopla la botella, “hacer botellas era lo de antes” siguen resongando los antiguos de la profesión). Todos los día cuando ven esas cintas cargar centenares de botellas procesadas por el gigante de metal, claro que esperan que se les cargue de vino hasta el tope y pasen a un siguiente galpón donde le pondrán un corcho. En el transcurso, miran las botellas, y la visión compartida es que ese vino será para festejos, claro que siempre hay un señor Rodriguez que piensa que ese vino no será para celebrar un encuentro, como piensan casi todos, sino que pondrá furioso a un padre laburador, que llega cansado a su casa, aumentan los servicios, cada vez hay menos variados menúes a la hora de la comida, me tenes como tu sirvienta, me cansaste, plánchate solito tu ropa, puta de mierda, toro viejo, y la quema.

Él está jodido. Mamá hace mucho que no está. “Hace mucho tiempo”, se acuerda todas las noches, aunque no quiera, su estomago se lo hace recordar de cuando estaba lleno. Que se caguen. Me lo sacaron todo. Ellos fueron, ellos pasan y me ningunean, se hacen los ocupados hablando por teléfono por miedo a que les pida un cigarrillo (llevan uno con la otra mano) ¿Alguna vez te tomaste una botella de toro viejo, con el estomago vació de dos días, a las 9 de la mañana? “¿Porqué no lo gastas en comida?”, se atrevió a decirme una vieja, con esos aires de solemnidad que tienen las viejas como las nenitas, que hablan sin asco porque no se les puede pegar, pero bueno la vieja me agitó que porque no lo gastaba en comida, claro señora, el vino sale 5 pesos, lo mismo que un plato de comida, correcto señora, pero el plato de comida no marea, no me hace olvidar, hay muchas cosas que olvidar señora, usted tiene suerte porque tiene Alzheimer. Y se tomá. Se vaciá la botella. El estomago esta lleno nuevamente. De venenos, pero significativos al fin.

Bienvenida furia. Me entrego a ti, madre de toda mi existencia, destruyamos juntos, empecemos por la botella. Crashhh. El primer paso cuesta. Antes me aguantaba más botellas, cuando uno cumple cuarenta años el hígado se pone muy traidor ¿A dónde puta voy? Me cuesta muchísimo caminar ¿Por qué no quedarme tirado un rato en la esquina? Ah… cierto, la policía. Yo no voto ¿Sabían? ¿Qué onda la gente que pone esas piedritas que cortan en los frentes de la casa? Primero rayó mis nudillos, luego la punta del filo de la botella partida. Ahora era alguien. Y quería gritar, festejar mi nuevo yo, esos botones me llamaron, pensaba que era más temprano, pero por suerte ya estaba oscureciendo, había dormido hasta tarde, nuevamente, pero eso me aventajó cuando la cruce a ella, que venía apurada por el parque, seguramente con miedo.


Tierra

Pateó la tierra, no me gusta el dibujo que queda dibujado en ella, la vuelvo a patear. Ignoro que eso me importe. Cierro los ojos, controlo mi respiración, eso me da tranquilidad, pero al cerrar los ojos, ocurre la fatalidad; pienso. No quiero ponerme a pensar ahora. Abro los ojos. Comienzo a mover la rodilla. ¿Falta mucho? Vuelvo a patear la tierra, ahora enojado por preguntarme si faltaba mucho de nuevo, eso no iba a apurar nada, ni a cambiar nada mucho menos, yo y mi gusto sobre el dibujo, tan occidental y taaaan cristiano.

Sentado en una reposera bajo un cielo precioso en medio de la tranquilidad del campo, esperaba. Pero no estaba tranquilo, el sol no golpeaba lo suficiente como para hacerlo responsable de la incomodidad y el tiempo parecía no pasar. Se acordó sobre la relatividad, y pensó en Einstein, y su rol irónico con la relatividad. Irónico porque su figura siempre va a ser asociada a algo tan relativo como la relatividad. Un plato lo de Einstein. Pensó en recordar eso para contárselo a sus dos o tres amigos que a los que podría interesarle el chiste. ¡Qué bueno! me pude desconcentrar. Error. Había vuelto a pensar.

El cielo, su belleza, su grandeza, sus agujeros tapados, que nos hacen chiquitos ¡Qué bueno sentirnos vulnerables! Nos hace sentir libres el no estar solos, el ser solo uno más del montón, porqué en el montón vos tenés posibilidades por el caos. Mierda apareció un avión haciendo la diferencia. Cagó la foto celestial de la nada y el montón de partículas: esa gente esta arriba, con un destino pasajes, sin tierra en sus pies que los moleste en este momento, solo nubes pintadas por otros. Yo acá sentado, puteando. Miró fijo al avión. Cerró los ojos, y como nunca en mi vida deseó que el avión explote. Ese fuego era lo único que lo podía (ponele) hacer importante, pedazo de metal de porquería. Apretó fuerte toda su cara, desafió a todos los dioses que se le cruzaron por la cabeza, se rió, abrió los ojos y vió que el avión explotó.

Que lo haya visto, no significa que haya explotado, fue una ilusión. Sabía muy bien que todos los pasajeros seguían sanos y salvos en sus butacas, con sus destinos y fantochadas de medio pelo. Pero el quería ver otra cosa ¿Por qué negárselo? No quería volver adentro, la tierra entre sus zapatos era una excusa para no regresar, y el cielo su pantalla de distracción. Todo seguiría allí. Tenía que volver adentro y tipear: “A quién corresponda: chupela por remil hijo de puta” y mandarlo, aunque se.

Cuanta tierra que habían acumulado esos tickets, nunca comprados, pero sobre esa mesita de luz. Ese viaje nunca hecho, pero siempre soñado, esa butaca seguiría vacía, aunque su vida dependa de ello. “Llegaré, llegaré” se gritaba estupefacto mientras cubría sus pies con más tierra. Hasta que lo tragó. Y nunca más lo escupió. Cada segundo lo tragaba más y más, esperaba llegar a la china, pero nunca eso paso.

Zaparrastroso


Estaba jubilado hacía ya 5 años. Había optado por hacer valer sus derechos cansado de tanta explotación. Tantos años metiéndole la mano adentro, algún día tenía que explotar. Ese día a la hora del almuerzo no comió. Se fue a la esquina a una cabina pública y realizó una llamada:

–         Sindicatos de muppes. Dijieron al otro lado.

–         Hable Rene.

–         ¡Hola Big Boss!¿Qué podemos hacer por usted?

–         Se va a pudrir todo hoy. Necesito que venga urgente todo el sindicato a apoyarme. No puedo seguir en esto. Quiero dedicarme a las motos, siempre quise eso. Pero noooo. Seguí a la cerdita, ponete esto, Rene esto, Rene aquello.

Habían colgado el teléfono. René se desesperó ¿Cómo se atrevían a cortarle el teléfono? ¿Con todos los aportes que había dado? “Cagué fuego” pensó la rana mientras le tiraba unas monedas al empleado de las cabinas telefónicas. Volvió a paso apresurado al trabajo, cuando iba entrando un brazo azul lo frenó de seco.

–         ¿No comes nada? Pregunto Gonzo con sus gestos exagerados como de costumbres.

–         Estoy con una resaca barbara de anoche. Chamulló René.

No sabía a que le tenía más miedo. Si a que la rutina siguiera, teniendo que bancar a toda la gilada del show o que si se pudriera todo. Sabía que si el se iba nada podía continuar. El creyó que les estaba haciendo un favor cuando empapó todos esos cuerpos de trapo en nafta e incendió todo. El quería andar en motos, solo eso. Pero nunca la conseguió. Nunca le quisieron vender ninguna moto. Andaba sin dinero, porque todos creían que había muerto en el “accidente” ocurrido durante la grabación El show de los Muppets, y un titere sin hilos, por más que quieran engañarse, no va muy lejos.

Ahora se encuentra en ese rincón oscuro. Con la lengua afuera, extrañando a la señorita Piggy, hecho un zaparrastroso.

greeen

Mamie es azul

CUANDO Enrique decide bajar de la escalera Tras Su Tesoro Perdido, TODO CAMBIA.
Con la película Un Alta Carga Espiritual. Lo Mejor Valorado de como-cito del Mundial Junior de rugby de Argentina.

“Mi voto no es Negativo” JC Cobos

“Ahora Dicen Que Las Tortugas invadirán Chechenia” S. Lapegûe

“Me gusta CUANDO la chupa, Que La SIGA chupando” maradona DA

“Algo Que No” corto “PUEDE dejar de ver El pueblo entero, sin Nacional y popular” CFK

“Cuando he aquí vi, sí Casi me caen los GOTESBI” A. Fernández

El Tubo del Tiempo

Un pequeño corto que habla de la amistad, la psicodelia, los cavernicolas y el tiempo, ese caprichoso que anda sin avisarnos hacía dónde va, haciéndonos festejar cumpleaños y cosas estúpidas aplaudidas por la occidentalidad y los humanos etnocentristas del orto que fabricarán un artefacto milenario.

con la participacion de Eduardo “lord” Chillari y Andres “sarsa” Medina.
Realizado por Del Guiso producciones para La Liga TV.

😀

Yidones Encriptados

Agus: Nos encontramos nuevamente con nuestro encargado de hablar sobre asuntos extraordinarios, aquellos fuera de lo común, con nosotros el Doctor Ignacio Obama, quién es director del Instituto Paranormal de Rosario… Buenmediodía ¿Qué tal su fin de semana?

IO: Abocado a los cosmos, cómo todos los fines de semana, aprovecho mi distanciamiento del instituto paranormal para ver los astros, de hecho este fin de semana, cuándo me encontraba en mi reposera remil sonriente mirando las estrellas me acordé de que el lunes tenía que venir aquí con ustedes y se me ocurrió estar aquí para hablarles sobre un fenómeno cósmico…

Tom, O pregunta: ¿ Porqué estaba remil sonriente?

IO: Por el placer que da la ciencia… es incomparable chicos, investiguen lo que oculta el universo, aprendan a ver lo que los objetos y la materia tienen para decir. Eso me hace sonreir mucho; descubrir el mundo, eso y Alf. Alf me hace cagar de risa. En definitiva, quería hablarles este mediodia sobre el fenómeno de Ingur. Llamado así por el nombre del hijo de la mujer del investigador rumano Federic Closeimer, Federic no sabía que Ingur no era suyo hasta que después que descubrió los Yidones. Los Yidones son una fusión de la luz con el olor. Después del descubrimiento, bueno Federic se enteró que su mujer era bastante rápidita…

Pregunta: ¿Qué son los Yidones?

IO: Los yidones surjen de la distancia entre el aca y ese espacio. Siempre se quedan y en su interior tienen una potencia única en la galaxia. Frente a quién lo sabe apreciar… Claro está.

Pregunta: ¿Cuáles son los poderes de los Yidones?

IO: Son capaces de hacer muchas cosas. Entre ellas, se destacala Mitrianga, que es la mitriosis neurosensorial que permite al sujeto que interactúra con los Yidones interceptar lo quela Pachamamaquiere decir.

Pregunta: ¿Cómo es que participa Pachamama en todo esto?

IO: Bueno cómo sabrán Pachamama es la madre tierra y bueno ella nos habla a partir de los alimentos que surgen del suelo. Lo que hizo Federic Closeimer al descubrir los Yidones y comprender el fenomeno Ingur, es encontrar eso quela Pachamamanos deja y no entendemos, a partir de la comida, nosotros lo vemos cómo algo desagradable y no lo es…

Pregunta: ¿Qué es lo que vemos?

IO: Más que ver, es oler. Olemos pedos, a los yidones los conocemos cómo pedos…

Pregunta: ¿Nos estás cargando? Se amedrentan todos.

IO: Estemmm…. No, no, El fenomeno Ingur ha ayudado a muchos cientificos… ehhh PRRRRR…

TANDA….

Agus: Repasemos luego de unos malos entendidos para quienes recién nos sintonizan seguimos con Ignacio Obama, quién nos estaba contando sobre el fenomeno Ingur, que se trataría, básicamente en “entender” los pedos y de que estos son una especie de mensaje de la pachamama a la humanidad. Verdad?

IO: Claro, es lo que Federic Closeimer llamó el fenomeno de Ingur, que consiste en “comprender” lo que los pedos tienen para decirnos a los humanos. Resulta quela Pachamamanos quiere hablar y según los estudios de Federic ella nos dice cosas muy interesantes, por ejemplo luego de un rico matambre a la pizza, el investigador rumano sintonizó su flato al dispositivo decodificador y obtuvo una información que quería compartir con ustedes…

Agus: Adelante, que fue lo que dijo la pachamama…

IO: Permiso que voy a leer…

Eres tú quien rompe todos mi esquemas
la que arma jaleo, siempre dando guerra
tu llama es desierto y tu mi manantial
déjame beberte entonces a mi antojo
Eres tú el capricho que no me firma la paz
mi dulce veneno….

Agustin: Eso me suena conocido… Es Chayanne!

IO: Claro está, lo que no sabemos que es lo que quiere decirla Pachamamaal cantar Chayane, lo sorprendente es que son varias canciones las que canta a partir de los alimentos. Pareciera ser quela Pachamamausa los flatos cómo si fuera facebook, compartiendo la música que le gusta con el resto de los humanos. Aquí tengo otra transcripción de otro pedo del rumano…

Toda la gente te tiene loco
porque estas gordo Que gordo estas

no comas tanto cuidate un poco
Sino paras vas a reventar

y vos decis que no comes nada
que desde el Lunes vas a empezar
un nuevo regimen de Pastillas
pero con eso no me engañas

La pinta es lo de menos
vos sos un gordo bueno
alegre y divertido
sos un gordito simpaticón (BIS)

Agus: Eso es palito ortega…

IO: Claramente lo que esta haciendo la pachamama es llamar al pueblo a que engorde y mate a Palito Ortega, Charly Garcia lo entendió a la perfección, y cómo el tiene oído absoluto seguramente se dejó de tirar pedos para no matar a palito ortega. El señor Garcia, entonces, no está gordo, tiene muchos mensajes dela Pachamamaguardados cómo pedos, que piden salir… Pobre Charly….

Nube de etiquetas