Es menester que sea rock…

Entradas etiquetadas como ‘Política’

Zaparrastroso


Estaba jubilado hacía ya 5 años. Había optado por hacer valer sus derechos cansado de tanta explotación. Tantos años metiéndole la mano adentro, algún día tenía que explotar. Ese día a la hora del almuerzo no comió. Se fue a la esquina a una cabina pública y realizó una llamada:

–         Sindicatos de muppes. Dijieron al otro lado.

–         Hable Rene.

–         ¡Hola Big Boss!¿Qué podemos hacer por usted?

–         Se va a pudrir todo hoy. Necesito que venga urgente todo el sindicato a apoyarme. No puedo seguir en esto. Quiero dedicarme a las motos, siempre quise eso. Pero noooo. Seguí a la cerdita, ponete esto, Rene esto, Rene aquello.

Habían colgado el teléfono. René se desesperó ¿Cómo se atrevían a cortarle el teléfono? ¿Con todos los aportes que había dado? “Cagué fuego” pensó la rana mientras le tiraba unas monedas al empleado de las cabinas telefónicas. Volvió a paso apresurado al trabajo, cuando iba entrando un brazo azul lo frenó de seco.

–         ¿No comes nada? Pregunto Gonzo con sus gestos exagerados como de costumbres.

–         Estoy con una resaca barbara de anoche. Chamulló René.

No sabía a que le tenía más miedo. Si a que la rutina siguiera, teniendo que bancar a toda la gilada del show o que si se pudriera todo. Sabía que si el se iba nada podía continuar. El creyó que les estaba haciendo un favor cuando empapó todos esos cuerpos de trapo en nafta e incendió todo. El quería andar en motos, solo eso. Pero nunca la conseguió. Nunca le quisieron vender ninguna moto. Andaba sin dinero, porque todos creían que había muerto en el “accidente” ocurrido durante la grabación El show de los Muppets, y un titere sin hilos, por más que quieran engañarse, no va muy lejos.

Ahora se encuentra en ese rincón oscuro. Con la lengua afuera, extrañando a la señorita Piggy, hecho un zaparrastroso.

greeen

Muñecas despintadas

La corrupción les sienta bien. Temen que si algo se mueve para algún lado que los saque a luz se vea algo que no debería, ni por asomo, verse. Van a ser vistos, o virtualmente así parece. Policías bajo la lupa de la ciudadanía, anunció la ministra de Seguridad de la Nación, Nilda Garré. Es increíble que la humanidad halla llegado a esto. Una institución que se creo para “dar felicidad a la comunidad” será interpelada por la misma. No será para ver si dan mucha o poca felicidad. Sabemos que no cuentan con ese poder, sabemos que disparan a sus iguales (o a los distintos para hacerles entender su lugar), sabemos que cuentan con un resentimiento que se traduce en gatillos fáciles, golpizas terapéuticas y coimas incoherentes. El señor Rittondo, player del PRO, asegura que sólo un 10% de los integrantes de las fuerzas policiales es corrupto.  Lo que dice, este amigo de la derecha, es; no miren. Son buenos. Detrás de el no cuestionen, sólo quieren ocultar, aprovechemos a gritar, no importa que sean buenos o malos, son policias que deben estar a nuestros servicios, estoy cansado de que te caguen siempre. Esa chapa de mierda ¿Hacen falta más? ¿Y si todos somos policias y custodiamos las cosas de tres personas? Es un mundo maravilloso, damos vueltas por la ciudad, giramos y giramos en torno de grandes cajas con cosas desconocidas en su interior. Quizás alguna vez se desplome un lateral de cartón y podamos hacer una balsa corrugada para poder cruzar a la isla y ver, desde allí, cómo la caja brilla. Quizás en el camino nos topemos con otro que es cómo nosotros pero no le gusta el cartón, no. Al señor le gusta el fuego. Intentará prender la caja porque él ya es consiente de qué nunca la tendrá, ni vera lo que haya adentro. Nosotros desde afuera, vemos que esto pasa y reaccionamos, cómo debemos reaccionar, lógicamente: llamamos a más gente para que venga a proteger las cajas con nosotros desde la isla. Claro, le tiraremos agua. Las cajas se van derritiendo y uniendo una con la otra formando una sola pirámide.

Se formó, se abrió, estaba vacía.

Todos los ahogados en la isla lo vieron al igual que los que ardían cerca de la caja abierta, no había nada. Sólo un 10% de ellos se enojaron.  Los demás se sentaron, cómo siempre, a ver cómo se portaban mal: arrancándoles los pelos a las muñecas y pintando garabatos en su caras con indeleble y muy mala fe.

MUÑECA DESPINTADA

Cordoba & Virulana

Actualmente estamos terminando de escribir, junto a Franco Scocco, el cuarto y casi seguros último capitulo de la serie, que hemos dado a llamar: Cordoba & Virulana. La misma se trata de la historia de dos suricatas, qué al caer el sol, se transforman en sindicatos. Esto ocurre luego de que el sol comenzará a bailar reggea y destruyera todos los instrumentos eléctronicos del planeta tierra.

Aquí abajo les dejo los tres primeros capítulos ¡ Disfrútenlos!

CORDOBA Y VIRULANA

CAPITULOS:

PRIMERO: LA ELECCIÓN DE BREEDERS.

Sinopsis: Narra la historia de dos suricatas tratando de ganarse el mango luego del 2012. sus historias se ven entretejidas por curiosos noches en que su genética decide mutar a sindicato.

SEGUNDO: LA APARICIÓN DE BREEDERS.

Sinopsis: Virulana intentará responder la carta y por su parte Cordoba se verá inspirada gracias a la ayuda de Zeuz. Pero pronto todo dejará de importar con la aparición de Breeders.

TERCERO: LA EXPLICACIÓN DE BREEDERS.

Sinopsis: Una serie de misteriosos asesinatos sobre unas vacas indicarán el camino a seguir de Cordoba y Virulana.

Rumba! Cap. 4: Cosquilleos en la panza.

IV

Excelina corre escapando de la muerte. Lo hace a toda prisa. Ve a su bicicleta tirada al costado de la ruta que se encuentra salpicada por la sandia y decide montarla. Habían sido teletransportados desde el cuarto de hotel al lugar del accidente. La muerte se movía a paso lento y decido detrás de la chica y con un click del mouse saca unas rueditas de su zapatillas y comienza a perseguir a la chica sobre los montes que suben y bajan y son muy verdes brillantes, ideales para recorrer en una tarde templada de primavera. Era abril, que bello mes.

-No puedes escapar… ¡Tengo un jefe muy exigente! Bramó la muerte, quién era muy buena con los rollers. La muchacha se asustó más y aceleró la pedaleada.

Sus ruedas se comenzaron a derretir, la goma se iba expandiendo y cambiando de forma aleatoriamente. Comenzó a elevarse la bicicleta junto a los gritos de la chica que estaba horrorizada. La goma había tomado unas dimensiones horribles, casi llegaba a los siete metros de altura, brotaron, de ella, unos ojos oscuros y una sonrisa con miles de dientes. Cesaron los gritos cuando cayó al césped y el engendro multiformico habló:

-Terminad vuestro trabajo. Os ordeno.

-Está terminado, lo que sucede es que usted también está muerto… Dijo La Muerte, mientras se acercaba al gigantesco monstruo y cubría a Excelina para que se escondiera detrás.

-Pero… yo no puedo morir. Aseguró la mancha.

-¿Seguro? ¿Por qué es que no puedes ver tu imagen reflejada sobre aquél lago? Retrucó la parca y toda la bola amorfa giró al unísono.

-¡Un capacitador al aceite, diez y seis micros! O algo así, gritó la muerte, la verdad es que no se escuchó muy bien ya que un rayo hizo mucho ruido al caer, los volvía a telestransportar luego de resonar un “click” que hizo despertar la ira por parte de la materia oscura ya que aumentó su enojo que nació al ver su propia génesis sobre el agua del lago. Excelina se había vuelto a desmayar, sólo recordaba esa sonrisa tenebrosa y extrañaba a su bicicleta y, más aún, el cosquilleo en la panza.

Rumba! Cap. 1: Aroma a chinche…

I

Apaga el velador. Oscuridad.

“Estaba usando la luz” fueron las palabras lanzadas por el viejo decrépito desde su garganta, pasando por unos pocos dientes y llegando a parte del mundo. Apuntaba a la mujer que se encontraba desnuda sobre su pecho, ella le preguntó, con algo de confusión:

-¿Cómo que estabas “usando la luz”?

-Sí, tu sombra reflejada en la pared me hacía olvidar de lo que hizo la gravedad con tus tetas, creo que era tu codo, no importa…. Lo salvó la campana, más precisamente su sobrina: Excelina, qué golpeaba la puerta.

-Es la piba que llegó para la cena, siempre tan puntual. Dijo la vieja y se vistió.

-¡Va! Gritó el hombre mayor.

Es verdad, ella siempre llegaba antes de las cenas familiares, pero era en realidad para disimular que no deseaba ir. La pasaba realmente fatal. Pero ellos no lo veían, para ellos era una mediocre hacedoras de ensaladas rusas. Esa noche se dio cuenta del conflicto, cuando llegó el tío Pocho y le dijo “seguís solita” tiró las masas finas sobre la mesa, la volvió a levantar, las tiró nuevamente tres veces y ella no entendía En realidad sí, se lo atribuía a que estaba enamorado de ella… ¿Qué otra cosa podía ser? El tío tenía una campera de cuero, muchos pelos que salían de su camisa que tenía un perfume sumamente fuerte (una mezcla de nafta, frutilla y chinche verde, según interpretó, luego de tantas cenas juntos, la nariz de Excelina). A ella le pareció bien pellizcarlo en la décima oportunidad en la que golpeaba la mesa con las masas, que ya se encontraban desparramadas, e irse llorando a su casa, mientras todos murmuraban “loca”.

Largan un feo olor cuando se sienten bajo amenaza.

La estrategia democrática de Duhalde

Eliseo Verón, semiótico que estuvo operando detrás de las candidaturas de Eduardo Duhalde, en su obra Construir el acontecimiento (1983) escribía:

Los acontecimientos sociales no son objetos que se encuentran ya hechos en alguna parte en la realidad y cuyas propiedades y avatares nos son dados a conocer de inmediato por los medios con mayor o menos fidelidad. Sólo existen en la medida en que esos medios los elaboran.

Construir el acontecimiento, de Eliseo Veron.

Es decir, simplificando, que a partir de diferentes recursos narrativos los medios instalan diversos conceptos. En lo que en este año de elecciones se refiere, durante seis domingos vamos a escuchar: Duhalde ganó. Le ganará siempre a Rodríguez Saa, es obvio, salvó en alguna que otra ocasión en la que habrá que lookear la cosa. Va a ser en un horario central y va a ser un festejo democrático, cómo ya a atestiguó la primera elección del Peronismo Federal celebrada en doce comunas de Capital Federal con cerca de treinta mil votantes. Estamos frente a la construcción de un posible que potenciado por el enorme poder mediático.

El gran dibujo

No hace falta presentar el DNI, no se ponen boletas, sólo se usa una virome y se hace un firulete en el papel… ¿Con qué fin? Ahorrar. El precio de treinta mil boletas no supera los seis mil pesos, monto bajo frente a semejante empresa democrática. De igual modo los números no cierran, el dibujo no fue tan bien hecho. El cabezón ganó por muy pocos votos en un distrito dónde supuestamente es más fuerte que el puntano.

¿Queres qué te cuente el cuento de la buena pipa?

Dale.

Yo no te dije “dale” te dije “¿Queres que te cuente el cuento de la buena pipa?”. En este juego gramatical infantil vemos la práctica optada por Duhalde para posicionarse en estas elecciones. La persona que formó un grupo para “Defender a la democracia” busca hablar de métodos y no de usos ¿Para qué quiere la democracia? ¿En qué se diferencia su propuesta de la de Rodriguez Saa? Esté último dijo frente a las cámaras del canal América que iba a ser presidente, gracias a once palabras: “Primero le gano a Duhalde y después le gano a Cristina”. Pero claro, es una actitud ejemplar que no discutan, es simple, es siniestro, no lo hacen porque no tienen qué discutir. En realidad sí, pero no tienen los huevos para decir quiénes son. Así que es mejor decir que “puede” que “quiere”.

Nube de etiquetas